Ruta del Falso Polaco: Travesía y cumbre
Cuarta y última entrega de la descripción de la ruta del Falso Polaco. Desde Campo 2 a la cumbre por la ruta normal.
Por: Redacción Aconcagua Online

El tiempo estimado entre Campo 2 y la cima de Aconcagua (6.962 m) es de aproximadamente 8 a 11 horas, y el desnivel de ese tramo es de 1.112 metros.

Esta es una jornada muy larga y de gran esfuerzo. Resultará conveniente medir muy bien la evolución entre los campamentos bajos para determinar la mejor estrategia de ataque, ya que desde el Campo 2 es posible realizar un campamento más, ya sea el Campo 3 a 6.250 metros o una travesía a Plaza Cólera o Refugio Berlín, que si bien no aporta ganancia de desnivel, acorta la distancia en términos de recorrido.

Una extensa diagonal surca los acarreos justo por debajo de los roqueríos que descienden de la línea de cumbre. Esta es la travesía del Falso Polaco. La senda es siempre muy evidente y se debe tener precaución cuando exista acumulación de nieve, que puede resultar en planchones de nieve helada o hielo.

Esta travesía demanda unas dos horas hasta encontrarse con la ruta normal de Los Pioneros a una altitud de 6.300 metros justo debajo de los zigzag que conducen al refugio Independencia y unos metros por encima de las terrazas del Campo 3. Desde este punto la descripción del ascenso es similar a la ruta normal, que ya publicáramos en el artículo titulado La Ruta normal: 6.962 metros, objetivo cumplido”, cuyo tramo final a continuación reiteramos:

“Este será un buen momento del ascenso para corroborar la condición general y las reservas de energía para afrontar los tramos finales. La decisión de continuar desde este punto debe ser bien meditada. Se asciende ahora hacia un filo netamente al Oeste del refugio, conocido como “Portezuelo del Viento”. Desde este punto comienza la travesía, extenso recorrido con poco desnivel que cruza por encima del gran acarreo en dirección Este-Oeste. Aquí las condiciones suelen ser muy cambiantes. En primer lugar es una zona que normalmente está expuesta al viento de la mañana, viento del valle que asciende en ráfagas por el gran acarreo que provoca una fuerte baja de la sensación térmica.

En cuanto al terreno, en algunas ocasiones suelen presentarse planchones de nieve helada, incluso de hielo, lo que hace imprescindible el uso de grampones y piqueta. La pendiente no supera los 30º, pero un resbalón en un planchón a esta altura puede acarrearnos serios daños.

La travesía conduce a una diagonal mucho más empinada y esta a su vez nos lleva hacia la base de “La Canaleta” donde encontramos un murallón rocoso de conglomerados y base cóncava conocido como “La Cueva” (6.650 m).

Este es otro punto clave, de descanso obligatorio. Un buen momento para rehidratarse, ingerir alimentos, reunir energías y evaluar las posibilidades de enfrentar el ascenso de la Canaleta. También suele ser un buen punto para aligerar la carga de nuestra mochila, dejando lo que ya no consideramos indispensable en algún depósito entre las rocas.

La Canaleta se asciende por sendas con bastante pendiente que la recorren en su extremo Oeste, muy cerca del paredón rocoso, que comienza a estrecharse hasta desparecer en el acarreo. Aquí se progresa ligeramente a la derecha en terreno empinado y con rocas sueltas. Desde este punto nuevamente en cortos zigzag se progresa directo en busca del filo.

Unos metros antes del filo se accede a la senda que en travesía ligeramente ascendente cruza por el “Filo del Guanaco” siempre unos metros por debajo del mismo evitando de ese modo una exposición a la pared Sur. En este punto la altura es de 6.800 m y la cumbre es visible al Este, justo al final de la travesía. Aquí el agobio debido a la hipoxia llega a su punto crítico. Los pasos se tornan lentos y es necesario repetir descansos para relajar piernas y recuperar pulso.

Personalmente recomiendo en estos últimos tramos forzar un poco la ventilación para disponer de más oxígeno a nivel de los alvéolos pulmonares. También tener caramelos dulces en los bolsillos e ir ingiriéndolos repetidamente para mantener el nivel de azúcar en sangre. Por último tener un termo con bebida caliente previsto para estos fatigosos metros finales ayudarán a controlar la deshidratación que ya de por sí será inevitable debido a la fuerte hiperventilación, el aire seco y la imposibilidad de contar con tanto líquido para el ascenso.

Esta travesía si bien parece que nos depositará en la cumbre en corto tiempo suele demandar 45 minutos o 1 hora de dura marcha. Es aquí donde se pone a prueba todo nuestro trabajo físico, de aclimatación y mental para enfrentarnos con este esfuerzo.

Finalmente ya en los últimos metros de la travesía del “Filo del Guanaco” se asciende por un pasillo muy rocoso que contornea la cumbre hacia el Norte, para montarse finalmente en los últimos escalones de roca que rematan en la cima.”

Fuente: Aconcagua: La cima de América. Mauricio Fernández. Ediciones Summit

DEBUG
Notas relacionadas:
HISTORIAS DE MONTAÑA
Una familia en la cumbre
AOLAOLAOLAOL