Cinco argentinos lograron la cima del Manaslu
Fueron 5 los argentinos que por vez primera lograron en estos días la cumbre de la octava montaña más alta del mundo.
Por: Jorge Federico Gómez

Los jujeños Sebastián Aldana y Nicolás Fiad (en la foto de portada) fueron los dos primeros argentinos en la cumbre del Manaslu (8.163 m) que coronaron el sábado 30 de septiembre a las 10 horas de Nepal y sin uso de oxígeno suplementario. Otra particularidad es que Sebastián es el profesor que llevó a su alumno Nico y ambos pudieron completar el sueño.

Otro que logró el premio mayor fue el empedernido rosarino Juan Pablo Sarjanovich, en su segundo intento luego de su fallido intento el año pasado. Lo hizo el 1 de septiembre en el marco de la expedición liderada por Russel Brice.

El mismo día unas horas más tarde uno de los mellizos Benegas -Willie-, también venció al gran gigante del Himalaya guiando a un alpinista noruego y a una estadounidense. Willie conducía también a un escalador misionero, Jorge, quien debió desistir de la cima por no haber podido adaptarse a la gran altura.

Mariano Galván -como parte del proyecto 2x14x8000 del gran español Alberto Zerain- hizo un intento por una ruta nueva, en donde pasó cuatro noches solo, vivaqueando y soportando las peores condiciones. No pudo hacer cumbre, bajó, descansó, se recuperó, arremetió por la ruta normal, y logró la cumbre este 4 de octubre, hace instantes. Permítasenos un desliz en la redacción: Un animal!!!

Cinematográfico

El sábado, Mariano en el campo base reconoció haber pasado “mucha hambre y mucha sed”, y que estuvo a sólo 300 metros de lograr la hazaña. “Fueron cuatro días muy, muy duros, pero aprovechando el buen entrenamiento que uno tiene siempre, le pudimos dar batalla", dijo.

Galván luego de separarse de Zerain halló la carpa de los japoneses que suponía estaba más arriba. Pero estaba vacía. Sólo pudo comer algas y pescado pero sin cocinarlas por no tener hornillo con que derretir nieve. Fueron cuatro jornadas dramáticas, sin alimentos, sin agua, caminando y escalando por las noches para no congelarse, durmiendo en cuevas de hielo, exhausto, y aun así llegó a tiro de piedra de la cumbre. “Hubo que pegar la retirada, como se dice en mi país”.

“Suena raro, pero hace un tiempo era lo que se hacía: las cuevas de nieve, sobrevivir… Yo lo extraño un poquito así que lo pongo en práctica a pesar de que sé que a mucha gente la pongo nerviosa” explicó Galván en declaraciones publicadas en la revista Desnivel.

Su gran compañero Alberto Zerain le escribió de su puño y letra este sentido poema a Mariano Galván en medio de los increíbles sucesos del Manaslu:

No temiste ni el robo de la tienda, ni la falta de agua que hiere

Decidiste, más osado que nunca, cabalgar sobre el filo que tiene

Pero no pensamos que tu amistad con él tanto te retiene

Caminar confiado por terrenos fuera de lo humano

te abres camino por caminos prohibidos, Mariano

No temes que el Manaslu te trate como a un enano

Tú te creces en las distancias cortas, deseo que no sea en vano

DEBUG
Notas relacionadas:
HISTORIAS DE MONTAÑA
Una familia en la cumbre
AOLAOLAOLAOL