Una historia de amor en Aconcagua
Una pareja de montañistas de EEUU eligieron una cumbre mendocina con la vista de Aconcagua para su compromiso matrimonial.
Por: Jorge Federico Gómez

"Mi prometida Ashley y yo somos de Colorado, USA”. Así se presentó Burke Eberly en ocasión de rentar equipamiento en el comercio El Refugio, de la ciudad de Mendoza.

Consultado Burke por los vendedores del local sobre los pormenores del futuro matrimonio, Burke en un pausado inglés para hacerse entender cabalmente, relató los románticos detalles de la promesa más importante de sus vidas.

“Los dos escalamos y esquiamos juntos regularmente en las montañas del pueblo en el que vivimos. Desde que nos conocimos hemos querido venir a escalar y recorrer en los Andes de Argentina”

“Hemos estado planificando este viaje desde hace un año y estamos tan contentos porque finalmente nuestro sueño se hizo realidad”.

Los chicos llegaron a la cordillera mendocina para participar de unos cursos de 20 días de entrenamiento para guías de montaña brindado aquí por la organización IWLS (International Wilderness Leadership School). Con base en Los Penitentes, cada día abordaban distintas alturas y terrenos avanzando con campamentos cada dos o tres días. Arribados a un glaciar que no identifica, a 4.500 metros, aprendieron habilidades tales como cuerda, tránsito en glaciar, rescate en grieta, escalada en hielo y prevención de avalanchas.

“En el día 16 de nuestro viaje -continúa Burke ante la sonrisa indisimulable de Ashley- hicimos cumbre en un cerro sin nombre cerca de nuestro campamento. Estuvo hermoso, hicimos algo de nieve y escalada para llegar a la cumbre, el clima era perfecto. Fue allí, en la propia cima, donde me arrodillé ante ella y le pregunté si quería casarse conmigo. Con el Aconcagua a nuestra espalda, a sólo 40 kilómetros de allí, ella dijo SÍ!!”

“Fue el mejor día de mi vida, y será un recuerdo imborrable para nosotros y todos nuestros amigos y familiares, para siempre” confiesa Burke antes de despedirse.

Y quien sabe, tal vez en un próximo verano, y ya oficialmente casados, Ashley y Burke se animen a subir juntos el Aconcagua.

DEBUG
Notas relacionadas:
HISTORIAS DE MONTAÑA
Una familia en la cumbre
AOLAOLAOLAOL