Daniela volverá por la cumbre de Aconcagua
La ecuatoriana de 15 años buscaba ser la latinoamericana más joven en lograrlo. Contratiempos la hicieron desistir en Nido de Cóndores.
Por: Jorge Federico Gómez

El resultado de la expedición médico-deportiva “Ecuador más cerca del Sol” en Aconcagua fue en general sumamente positivo. Se logró el record impresionante de Nicolás Miranda y se tomaron las muestras para un estudio científico en curso que derivará en la publicación de un libro al respecto. La única misión que no se pudo cumplir fue la cumbre de la pequeña Daniela Calapiña (15) quien buscaba convertirse en la latinoamericana más joven en la cima del Coloso. Sin embargo tanto ella como su papá y guía Manuel y los demás integrantes del equipo no lo consideran un fracaso sino un primer intento, una aproximación a la montaña para la joven andinista que prometió regresar pronto para cumplir su sueño.

Ya la llegada a Mendoza con un día de retraso porque el paso desde Chile fue cerrado por nevadas fue el primer contratiempo. Luego al intentar sacar los permisos faltó un documento que se tuvo que pedir a Ecuador para que lo envíen. Eso alargó demasiado la espera. Manuel Calapiña y su hija Daniela estuvieron en Mendoza 8 días cuando lo planificado eran 2 noches como máximo. Eso provocó además que se tuviera que reorganizar toda la expedición.

Llegado el documento y sacados los permisos, Manuel y Daniela entraron el 12 de febrero al Parque. En Plaza de Mulas descansaron un día entero para subir al día siguiente a Nido de Cóndores, atacar la cumbre y descender. En la subida se fueron dividiendo en grupos de acuerdo con los ritmos de cada uno en la montaña. Daniela y Mario Ochoa venían atrás a menor ritmo.

Todo el equipo percibió que no todo venía sucediendo de la manera planificada. Aquella demora en los permisos hizo que Daniela perdiera aclimatación y no es lo mismo en el cuerpo de una persona adulta que en el de ella que es una niña. En Nido de Cóndores tuvo además problemas con sus botas que le provocaron ampollas, pese a que con ese mismo calzado había hecho la cumbre del Chimborazo.

El grupo en conjunto evaluó la situación y se decidió que las condiciones no estaban óptimas para continuar e insistir podría derivar en algún problema mayor. Manuel, Daniela y Mario regresaron a Plaza de Mulas, en tanto Kristian y Rommel quedaron en el campamento y al otro día lograron su cumbre.

“Yo voy a volver y lo voy a lograr” fue lo primero que dijo Daniela al bajar. Ella es una niña con experiencia en el deporte. De muy pequeña comenzó a hacer escalada, vive a 3.400 metros de altura, su papá Manuel es guía. A los 8 años coronó el volcán Carihuairazo (5.116 m), en el Ecuador y ostenta el récord de edad en el gran Chimborazo (6.263 m). Es una gran ascensionista, se esperan muchas cosas de ella y por su edad no es pertinente presionarla y forzarla. “Hasta que ella esté más madura le seguiremos cuidando, es muy querida como si fuéramos un tío cada uno, es mimada desde ese punto de vista.  Tal vez la cumbre no lo hizo, pero para ella y para el equipo. fue súper importante que conozca de qué se trata el Aconcagua. Mentalmente estoy seguro que la próxima vez lo va a lograr” aseguró a Aconcagua Online Mario Ochoa, el médico del team.

DEBUG
Notas relacionadas:
HISTORIAS DE MONTAÑA
Una familia en la cumbre
AOLAOLAOLAOL