¿Qué comida llevamos a la expedición?
En este artículo una breve descripción de las comidas termoestabilizadas y deshidratadas usuales para la práctica del montañismo.
Por: Jorge Federico Gómez

Evaluar qué tipo de comida, qué cantidad y variedad será necesaria para una expedición en alta montaña, es fundamental para el éxito de la misma; y es menester analizar ventajas y desventajas de las ofertas disponibles, antes de decidir qué llevamos para un almuerzo o cena en campamento.

La comida termoestabilizada está muy difundida entre los andinistas últimamente. Se trata básicamente de cualquier comida que habitualmente consumimos en casa con la particularidad de que inmediatamente de cocida se somete a un proceso de envasado al vacío, esterilizazión introduciéndola en agua hirviendo y mantenimiento a 36° durante dos semanas. Esta particularidad se denomina "estufado", y con esto se logra un ambiente estéril libre de bacterias que causan la descomposición. Tanto es así que estas comidas se pueden conservar de 3 a 5 años simplemente a temperatura ambiente.

Este proceso se emplea en alimentos especiales denominados MREs (meal ready to eat, comida lista para comer) muy usado en dietas de militares y deportistas, especialmente en andinismo debido a varios factores que la hacen conveniente: su vencimiento es largo, no se descompone, su peso es bajo para el porteo y el espacio que ocupa en la mochila es mínimo. Además son recetas muy apetecibles.

Una conocida marca es "Sabor de Reyes", que produce comidas con sabores verdaderamente gourmets. Pero otras marcas más “normales” trabajan con ingredientes más tradicionales y suelen ser más baratas.

Algunas sofisticadas comidas termoestabilizadas o liofilizadas pueden ser pollo a la italiana, arroz con mariscos, conejo a la cazadora, en tanto que la oferta de MREs incluye buena diversidad de pastas o legumbres: chili, macarrones con queso, arroz con porotos, etc.

En cualquier caso todas brindan hidratos de carbono, grasas y proteínas necesarias para la práctica de deportes de montaña de alta exigencia.

La comida termoestabilizada no es igual a la deshidratada, a la que se le sacó una buena proporción de agua y para comerla sólo se le agrega justamente agua (por ejemplo leche en polvo, café soluble o puré de papas en escamas).

La comida liofilizada es deshidratada, pero se la congela con una determinada tecnología rápidamente a baja presión para evaporar el agua y dejar el sustrato deshidratado.

Finalmente la gran ventaja de la termoestabilizada es que es la misma comida que uno puede preparar en casa con su sabor, consistencia, color, aroma y condimento, en tanto que su desventaja es que conserva el peso del agua de cocción, unos 500 grs cada porción. Y a su vez es la ventaja de la deshidratada, que no lleva el agua y por lo tanto pesan menos.

Foto: Gentileza Butaco

DEBUG
Notas relacionadas:
HISTORIAS DE MONTAÑA
Una familia en la cumbre
AOLAOLAOLAOL