Kilian Jornet le gana a Kilian Jornet
Ya no se puede ir más lejos. A una semana de marcar un increíble récord en el Everest, el español le bajó 2 horas a su propia marca.
Por: Jorge Federico Gómez

Otra vez Kilian Jornet lo hizo. El sorprendente atleta catalán subió y bajó sin oxígeno suplementario ni utilización de cuerdas fijas desde el Campo Base Avanzado (CBA) a 6.500 metros hasta la cumbre del Everest de 8.848 metros en 17 horas en la madrugada de este domingo (hora de Nepal), dando por tierra su propia marca establecida la semana pasada de 19 horas 15 minutos el mismo trayecto.

En la medianoche del 21 de mayo pasado Jornet subió desde el campo base (5.100 m) a la cima en 26 horas y logró un tiempo total nuevamente al CB de 38 horas y 15 minutos, estableciendo un nuevo y supuestamente inalcanzable récord de velocidad (FKT, Fastest Known Time) en la montaña más elevada del planeta.

Kilian declaró entonces que “esperaba hacerlo en menos tiempo”, ya que en el descenso debió demorar la marcha por problemas estomacales. En medios especializados europeos Kilian había declarado su insatisfacción sobre todo con su marca desde el CBA a la cumbre (19 h 15 m), no pudiendo superar a Hans Kammerlander que en 1996 lo hizo en 16 horas 42 minutos, ni a Christian Stangl que en 2006 marcó 16 horas y 45 minutos. No obstante haber batido el récord desde el CB de agosto de 1986 de 43 horas que ostentaban Erhard Loretan y Jean Troillet.

Sus declaraciones despertaron en Nepal un sinnúmero de versiones y supuestos sobre su posible segundo intento esta semana o bien su regreso a Katmandú.

El proyecto del catalán Summits of My Life lo llevó al increíble deportista a buscar nuevos tiempos de ascenso a cumbres como Mont Blanc, Cervino, Denali, Aconcagua y Everest, donde concluye su impresionante iniciativa deportiva.

Este domingo Kilian Jornet volvió a sorprender al mundo. Dos cumbres del Everest en la misma semana sin oxígeno ni cuerdas y marcando el mejor tiempo de toda la historia. Más no se puede.

DEBUG
Notas relacionadas:
HISTORIAS DE MONTAÑA
Una familia en la cumbre
AOLAOLAOLAOL