Las dimensiones del Aconcagua
La altura, la aproximación, la estadía y la aclimatación son las grandes dificultades que presenta el Aconcagua a quienes buscan su cumbre.
Por: Jorge Federico Gómez

Solamente con repasar los principales datos sobre el cerro Aconcagua (6.962 m), el pico más alto del mundo exceptuando los cordones asiáticos, se tiene una primaria aproximación a la dimensión no solamente de la futura expedición que se planifique, sino de la montaña misma.

Primeramente, la altura. Su cumbre de casi 7.000 metros de altura sobre el nivel del mar está situada en la frontera de la “zona de la muerte”, una denominación del montañismo definida por el médico suizo Edouard Wyss-Dunant por encima de los 7.500 metros, donde ya no es posible para el organismo humano aclimatarse a semejantes alturas, sino tan solo adaptarse por un limitado período de tiempo.

No cabe duda que el Aconcagua es una montaña muy grande, por su altura, por su distancia en la aproximación desde distintas rutas y por los desniveles que es necesario sortear para ascender a su cima.

Si bien las rutas normales de ascenso no presentan mayores dificultades técnicas, las condiciones naturales representan su mayor exigencia y riesgo: el aire extremadamente seco y enrarecido por la altura constituyen el enemigo a vencer en el periplo hacia la cumbre. La humedad del aire por encima de los 4.000 metros es de apenas el 10% y la presión parcial de oxígeno en la cima es de un 37% de la presente a nivel del mar.

La estadía propiamente en el cerro representa también una dificultad extrema a superar para obtener resultados, tanto en la larga etapa de aproximación como en la aclimatación y la estadía en los campamentos de altura, con la consiguiente incomodidad que implica el tránsito y la permanencia en tan agreste ambiente.

Una expedición convencional al Aconcagua conlleva entre 12 y 16 días en la montaña en condiciones normales. En tanto en los campamentos de altura, por sobre los 5.000 metros, serán necesarias entre 4 y 6 noches.

El desnivel total a superar desde Horcones por la ruta normal hasta la cumbre es de 4.000 metros, mientras que el desnivel del día de cumbre, partiendo desde el campamento Berlin, es de 1.100 metros.

Fuente: Aconcagua, la cima de América. Mauricio Fernández. Ediciones Summit. Octubre 2008

DEBUG
Notas relacionadas:
HISTORIAS DE MONTAÑA
Una familia en la cumbre
AOLAOLAOLAOL