El vasco Juan Vallejo pasó nuevamente por la cumbre de Aconcagua
El gran escalador y alpinista español, que lideró una expedición por la vía normal, repasó los momentos más altos de su exitosa carrera.
Por: Jorge Federico Gómez

El eximio alpinista vasco Juan Vallejo (37) pasó por Mendoza e hizo cumbre por la ruta normal en el monte Aconcagua (6.962 m) liderando un grupo compuesto por otros seis montañistas españoles.

Recién bajado de la cima a la capital mendocina, y visiblemente contrariado por las altísimas temperaturas reinantes, Vallejo dialogó con Aconcagua Online y dejó sus impresiones sobre la expedición y sobre su exitosa carrera deportiva.

“Vine a trabajar como guía, suelo venir siempre a Aconcagua. Tengo una pequeña compañía de guía donde vivo en Vitoria. En esta época siempre venimos por aquí, en verano trabajamos en los Alpes y el resto del año en casa”.

Si bien su llegada a Aconcagua responde a una cuestión comercial y laboral, Juan recuerda su primera vez en estas alturas americanas con satisfacción: “El primer año que vine hice la cara Sur que me pareció muy atractivo, nos fue muy bien allá por el 2003. Para mí Aconcagua era cara Sur, no tenía ni fotos de la cara normal”.

El escalador ibérico saltó a la fama años atrás cuando conformó el grupo de expedicionarios del programa televisivo “Al filo de lo Imposible” de la cadena RTVE que naciera en 1982 y que reflejara documentales e imágenes de aventura y exploración en lugares salvajes y de alto riesgo en distintos puntos del planeta. El gran Juanito Oiarzábal por caso, o Alberto Iñurrátegui, actual compañero de cordada de Juan, fueron algunos de los protagonistas de aquel impresionante programa de TV. “Fueron años increíbles, viajamos por todo el mundo haciendo aventuras inolvidables que proponíamos nosotros. No paré de viajar, escalar, visitar lugares muy interesantes como Georgias del Sur, Patagonia, muy interesantes. Fue una oportunidad de vivir haciendo lo que te gusta, ganándote la vida bien”.

En los últimos cinco años Juan Vallejo, junto a Iñurrátegui y Mikel Zabalza, protagonizaron “WOPeak” una iniciativa de una fundación cuyo objetivo es recaudar fondos para el estudio de raras enfermedades neurodegenerativas. Consistió en escalar 8 montes desde la cota 1.000 a la 8.000 en forma escalonada en 8 etapas. Las más altas etapas fueron el Paiju Peak (6.610 m) en Karakorum, el Chamlang (7.319 m), y en el nivel 8.000 fueron dos intentos a la travesía entre los Gasherbrum I y II, ambos sin éxito. Pero pese a que el objetivo deportivo no se cumplió, los expedicionarios protagonizaron el exitoso rescate de un alpinista italiano a 7.000 metros, y con ello dieron por concluido el proyecto.

“Al ochomil en ocho pasos”, el proyecto alpinístico de la Fundación The Walk On Project (WOP), entiende el alpinismo como “una escuela de vida en la que el compromiso, la tenacidad, el esfuerzo, el compañerismo, la superación y la emoción tienen la máxima expresión.  Un proyecto de excelencia deportiva desde los valores más enraizados en la montaña”.

Unos días antes del segundo intento a los G I y II, sucedió en el Nanga Parbat el accidente de Alberto Zerain y Mariano Galván, y así consigna Juan aquel angustioso momento: “Nos ofrecimos para el rescate, estábamos en Pakistán a una distancia importante pero nos podía buscar un helicóptero y por eso ofrecimos sumarnos, estábamos aclimatados y preparados. Pero al final fueron pasando los días y finalmente se vio que no iba a ser posible un rescate. Con Alberto teníamos una relación muy cercana, es de Vitoria y escalamos mucho juntos. A Mariano sólo me lo presentaron una vez en Pakistán”.

-¿Cómo te llevas con la escalada Juan?- pregunta finalmente Aconcagua Online: “Es lo que más me gusta, es una actividad muy buena para el alpinismo, con esa base es mucho más fácil afrontar los retos más difíciles del alpinismo. Te arma mejor para hacer cosas en altura”.

DEBUG
Notas relacionadas:
HISTORIAS DE MONTAÑA
El Plata, el hermano menor
AOLAOLAOLAOL