El multicampeón español de trail running hizo cumbre en Aconcagua
Pere Rullán, figura en España en Trail running, sky running, cronoescalada y esquí, experimentó en Mendoza con la altura y el andinismo.
Por: Jorge Federico Gómez

El joven Pere Rullán, nacido en Mallorca, deportista de alto rendimiento en varias especialidades de montaña, hizo un alto en su temporada y aprovechando el invierno europeo llegó hasta Mendoza para ascender el Aconcagua (6.962 m), cumbre que lograra en diciembre pasado.

Rullán cuenta con varios títulos y reconocimientos en carreras por montaña, fue campeón absoluto de Balears (2010); campeón de Catalunya sub-23 (2011); subcampeón español sub-23 (2012); y medalla de bronce en el campeonato de España sub-23 (2013). En sky running logró el 10º puesto absoluto en la última prueba de la Copa del Mundo (2013); fue campeón de la Copa del Mundo por equipos con la selección catalana (2013); y está rankeado en 38º lugar del mundo por la Sky Running Federation. En 2013 fue campeón de España sub-23 de la especialidad kilómetro vertical.

Pere dialogó en Mendoza con Aconcagua Online. Consultado sobre su iniciativa en Aconcagua, un desafío alejado de los intereses principales de su carrera deportiva, el español señaló que “la altura siempre ha sido un referente para mí. El alpinismo siempre ha estado allí y lo he visto desde mi perspectiva de aficionado y de admiración. Poco a poco, como estoy en una marca de montaña -La Sportiva-, pues me voy formando más en montañismo y alpinismo. Una cosa vino con la otra, con los compañeros que vinimos uno de ellos estuvo hace dos años y no pudo hacer cumbre por mucha nieve y mala meteorología. Es muy buen amigo, me comentó que quería volver y dije ‘es mi oportunidad’ y además como es invierno en Europa y no me dedico tanto a correr, eso me permite salirme un poco de la rutina del entrenamiento y dije ‘bueno, me apunto”.

Por la ruta normal y sin contratiempos el grupo que integró Pere Rullán logró la cumbre en un día sumamente apacible: “Fue una experiencia muy chula, muy bonita porque es una cima relativamente fácil técnicamente y es poner a prueba tu cuerpo con la altura. La altura y la meteorología son los dos factores de Aconcagua, y nosotros tuvimos suerte, tuvimos un día excelente, cero viento en cumbre, visibilidad, temperatura perfecta -unos -10°-, podíamos hasta quitarnos los guantes para hacer fotos”.

“Me ha gustado mucho la zona -confió con respecto a la región andina central-, me ha parecido muy acogedora, tranquila, y la verdad que más seca que lo que me esperaba. Estamos acostumbrados a los Alpes en Europa que es lo que más cerca tengo en altura, y tiene mucha más vegetación que vosotros. El clima seco y sin vegetación me llamó un poco la atención, pero la verdad es que es muy bonito y espectacular” agregó finalmente, y prometió regresar en un futuro a intentar nuevos desafíos en los Andes.

DEBUG
Notas relacionadas:
HISTORIAS DE MONTAÑA
Una familia en la cumbre
AOLAOLAOLAOL