“Aconcagua es ideal para probar si te va la altura”
El español Fernando Garrido, aquel que en 1986 permaneciera dos meses en la cima de Aconcagua, estuvo en Mendoza y compartió sus reflexiones
Por: Jorge Federico Gómez

El consagrado montañista aragonés Fernando Garrido pasó por Mendoza como casi cada temporada, y analizó junto a Aconcagua Online los principales logros de su extensa carrera y la actualidad del Coloso de Piedra en el contexto mundial del andinismo.

Fernando despertó el interés mundial cuando en 1986, siendo muy joven, ascendió el Aconcagua en solitario y permaneció en una carpa en su cumbre durante 62 días, batiendo el récord de 60 jornadas de permanencia en altura que ostentaba el médico francés Nicolás Jaeger, logrado en el Huascarán (6.746 m, Perú).

“Mi especialidad, por mi forma de ser o lo que sea, me ha gustado en solitario, pero siempre me había gustado la altura y en solitario. Casualmente cayó en mis manos el libro de un médico francés que tenía el récord del mundo, me maravilló, y ahí empezó todo”.

Aconcagua Online lo consultó acerca de aquella experiencia, y si pasado un largo tiempo cree que valió la pena tanto sacrificio y sufrimiento: “Sí. Son cosas que haces una vez en la vida. Me han preguntado muchas veces si lo repetiría y siempre he dicho no, demasiado duro, demasiado arriesgado, demasiado límite. Era joven, siempre se buscan más los extremos al ser joven, pero muy contento y orgulloso de haberlo hecho”.

Garrido cuenta también con el mérito de ser el primer hombre en hacer cumbre en un 8 mil (Cho Oyu) en 1988, en solitario y en invierno, un desafío bien distinto: Himalaya conlleva una altura mayor, más hielo, más glaciares. Cuando fui esa vez a Cho Oyu en invierno, aparte de los 8 mil metros y del inverno, no había nadie, estaba solo en la montaña. Se junta el frío, el viento, y sobre todo nadie. Como la experiencia de Aconcagua fue única, extrema, pero como ascensión alpinística me gusta más limpia, más bonita la del Cho Oyu en invierno”.

Fernando dejó una interesante reflexión acerca del valor característico de Aconcagua en relación con otras montañas y otras cordilleras en el mundo: “Aconcagua tiene la peculiaridad que se nota más la altura que en otras montañas de la misma altura en Himalaya, como 500 metros más. Quien ha estado en los dos sitios dice que es así por un tema de latitud porque en los polos hay menos capa atmosférica entonces cuanto más lejos estás del Ecuador se notaría más la altura. Es una montaña no técnica, no hace falta escalar, ni cuerda, en la que llegas a 7.500 metros virtuales. Es ideal para probar si te va la altura o no. Es ideal, tres semanas y te plantas a 7.500 metros virtuales. Después ya puedes soñar con Himalaya”.

Además, Garrido le encuentra otro valor agregado a Aconcagua que fundamenta sus repetidas visitas: “Aparte, bueno… Mendoza… campamento base… asados… amabilidad. Esa palabra que me gusta recalcar, a-ma-bi-li-dad, que se ha perdido en Europa y que aquí la vuelves a encontrar”. Pero también hizo referencia al aspecto negativo que observa en el Coloso de América: “Aconcagua es especialmente caro por el permiso sobre todo. Es un caso excepcional pagar 900 u 800 dólares de permiso, no hay en ningún sitio -tal vez Everest-. Es especialmente caro porque además no está la vida barata en Argentina, está cara comparada con Europa”.

El español junto con su hermano dirige una empresa de guía de montaña llamada “Aragón Aventura”. Cada temporada traen grupos a Aconcagua apoyados en la logística local de la empresa Inka. En enero pasado Fernando ingresó al Parque con dos expediciones: una por la ruta Falso Polaco, a través del valle de Vacas y campo base en plaza Argentina, y otra, con un grupo menos experimentado, por la ruta normal del valle de Horcones y campo base en plaza de Mulas. Con ambos grupos logró la cumbre la totalidad de los integrantes.

(Foto portada: Garrido, de pie 3° de derecha a izquierda, con su grupo en la cumbre de Aconcagua; Interior 1: Dialogando con Aconcagua Online en Mendoza; Interior 2: Explicando un diagrama de itinerario en Plaza de Mulas)

DEBUG
Notas relacionadas:
HISTORIAS DE MONTAÑA
El Plata, el hermano menor
AOLAOLAOLAOL