Intentaron cumbre en Aconcagua para ayudar a un pueblito italiano
Tres amigos querían hacer flamear en la cumbre la bandera de una comuna de su provincia, castigada por los terremotos de 2016.
Por: Jorge Federico Gómez

Una bella historia se vivió en Aconcagua esta temporada, que bien podría titularse “De los Apeninos a los Andes”, evocando aquella película de 1960 basada en la novela “Corazón” del escritor italiano Edmundo De Amicis.

En el film un niño llamado Marco viaja de Italia a Argentina buscando a su madre. Esta vez, tres amigos italianos viajaron desde la provincia de Macerata, región Las Marcas -al pie de los Apeninos centrales-, hasta el Aconcagua. Su intención: hacer flamear en su cumbre la bandera de la más pequeña de las comunas, Monte Cavallo.

Monte Cavallo fue, al igual que toda la región, duramente castigada por los dos terremotos sucedidos el 24 de agosto y el 30 de octubre de 2016. Las dilaciones e inconvenientes que conlleva la reconstrucción y posterior regreso al hogar (los pocos habitantes de Monte Cavallo son de avanzada edad) inspiraron a Marco Capodacqua (50), Giovanni Dall’Armellina (54) y Roberto Pellegrini (53, nacido en Argentina) a crear el proyecto Aconcagua Experience Team con la misión de llevar a la cumbre su bandera, y así alertar a la opinión pública y generar conciencia sobre la urgencia en la ayuda para la reconstrucción.

Con el estandarte oficial de Monte Cavallo, los tres amigos llegaron en enero pasado a Mendoza para su gran desafío. Se equiparon, se prepararon y con los permisos en mano iniciaron la travesía, que en su tierra natal despertó muchísimo interés.

Superaron las escalas de los campamentos de Confluencia y Plaza de Mulas. Queda para la anécdota la imposibilidad de continuar con su expedición en cotas superiores por problemas de aclimatación tan comunes a semejantes alturas. Roberto no pudo continuar desde Mulas, y Marco y Giovanni debieron desistir cuando se encontraban próximos a Nido de Cóndores.

En Mendoza fueron entrevistados por algunos medios de comunicación y en Monte Cavallo fueron recibidos como héroes. A pesar de no haber logrado tan alto objetivo planteado, los tres intrépidos italianos lograron “poner en el mapa” al pequeño pueblo y contribuir así a la ansiada reconstrucción luego de sufrir las inclemencias de la naturaleza.

“Era un desafío mío que venía planeando, e involucré a algunos amigos y a un periodista. Luego vino el terremoto, y decidimos dar algo más importante para lograr una ayuda” señala Roberto en diálogo con Aconcagua Online. “Nadie a nivel de gobierno se movió, la gente estaba desesperada fuera de casa. Le contamos al intendente de Monte Cavallo del proyecto y ofrecimos en nombre de esa comuna llevar la bandera a Aconcagua para que la opinión pública hable del tema”.

Hoy la situación en Macerata está casi normalizada. “Ya casi todos han regresado a sus casas, no podemos decir que fue gracias a nosotros, pero logramos que se hable mucho del tema”, agrega Roberto y cuenta que fueron muchos los diarios y canales de tv de su provincia que se interesaron, e incluso se difundió por la RAI, la radio nacional italiana. “De esa forma logramos el objetivo” agrega. Algo de dinero que pudieron recaudar gracias a la expedición lo entregarán al intendente de Monte Cavallo en un acto público a realizarse en mayo próximo, donde además los nombrarán ciudadanos honorarios.

Ahora los planes de Aconcagua Experience Team, siempre con objetivos de ayuda y difusión, se extienden: hay posibilidades de financiamiento para intentar el Kilimanjaro (5.895 m, Tanzania) en octubre o noviembre, y junto a dos mexicanos que conocieron en Mendoza abordarán en el próximo verano los montes Cervino o Matterhorn (4.478 m, Italia/Suiza) y Blanc (4.810 m, Francia/Italia). Y por supuesto que intentarán nuevamente Aconcagua en la próxima temporada.

DEBUG
Notas relacionadas:
HISTORIAS DE MONTAÑA
El Plata, el hermano menor
AOLAOLAOLAOL