Dato histórico: las dos víctimas de la tragedia del Everest que estuvieron en Aconcagua
El empresario y guía Rob Hall estuvo en Mendoza guiando un grupo en 1992. Antes, en 1984, su clienta japonesa también encumbró Aconcagua.
Por: Jorge Federico Gómez

Una curiosidad de la historia del montañismo: Dos de los hoy célebres muertos en la tragedia del Everest ocurrida el 10 de mayo de 1996 habían ascendido previamente nuestro Aconcagua. Se trata de Rob Hall, guía líder y dueño de la empresa Adventure Consultants que llevaba clientes en aquel entonces a la cúspide del mundo, y Yasuko Namba, una empresaria japonesa de 47 años, cliente de aquella firma.

 

 

 

 

El neocelandés Hall, y como parte del marketing de su incipiente empresa, en 1992 condujo exitosamente a un grupo de clientes a la cima de Aconcagua (6.962 m) y en la misma temporada también al Mt. Vinson, en el continente Antártico. Por aquel entonces Robert Hall fue, junto a Scott Fischer, propietario de la empresa Mountain Madness y también víctima de aquella tragedia, pionero en esto de conducir a las grandes cimas del mundo a personas sin experiencia ni conocimiento en alta montaña, sino simplemente con el poder económico para hacerlo. Hall fue ganando prestigio y renombre cuando por aquellos años lideraba grupos por distintas cumbres del Himalaya, Europa y América, principalmente. Ya en 1996 era casi una celebridad de los negocios de altura.

Yasuko Nambra era una exitosa ejecutiva de la empresa Federal Express en Tokio, Japón, y su hobbie era el montañismo. Su plan para su tiempo libre era el también incipiente programa de Seven Summits, esto de coronar el pico más alto de cada uno de los siete continentes. Así, llegó a la cumbre del Kilimanjaro (5.895 m, Tanzania) el primer día del año 1982, e hizo lo propio en nuestro mendocino Aconcagua (6.962 m, Argentina) exactamente dos años después: el 1 de enero de 1984. Luego vinieron el Denali (6.194 m, USA) el 1 de julio del año siguiente, Elbrus (5.642 m, Rusia) el 1 de agosto de 1992, Vinson (4.892, Antártida) 29 de diciembre de 1993 y Pirámide Carstensz (4.884 m, Indonesia) el 12 de noviembre de 1994. La cima del Everest (8.848 m, Nepal y China), concretada efectivamente aquel fatídico 10 de febrero de 1996 de la mano de Rob Hall y Adventure Consultans, la convirtió a los 47 años en la mujer con más edad en coronar el Everest, y en la segunda japonesa en cumplir las Seven Summits. La satisfacción por su logro duró realmente poco: a escasas horas de pisar la cima, Nambra perdió la vida junto a otros 7 escaladores -incluidos Hall y Fischer-, atrapados en una feroz tormenta que se abatió sobre la mayor altura del planeta, en la que se considera una de las peores tragedias en la historia del montañismo.

DEBUG
Notas relacionadas:
HISTORIAS DE MONTAÑA
El Plata, el hermano menor
AOLAOLAOLAOL