Caminará del Atlántico al Aconcagua en homenaje al ARA San Juan
Es un ex comandante del submarino. Quiere caminar 1600 kms y llevar a la cumbre la bandera con los nombres de los tripulantes.
Por: Jorge Federico Gómez

Guillermo Tibaldi (64), ex comandante del submarino siniestrado ARA San Juan, quiere llevar caminando una bandera con el nombre de los 44 tripulantes muertos desde la ciudad de Mar del Plata hasta la cumbre del Aconcagua.

El homenaje quiere hacerlo coincidir con el segundo aniversario de la última zarpada del ARA San Juan desde Mar del Plata, por lo que el inicio de la caminata sería el 26 de octubre desde el muelle de la ciudad balnearia.

La travesía conllevaría más de 1600 kilómetros y unos 3 meses y medio. No existen antecedentes de algo similar.

Guillermo es capitán de Navío retirado. Pasó ocho años de su vida a bordo del submarino hasta llegar a ser el comandante durante dos años. Es apasionado por el deporte y participa con frecuencia en competencias extremas a lo largo del mundo.

Además del objetivo deportivo y el homenaje la empresa tiene una finalidad educativa. Durante el trayecto a pie -caminando y corriendo- Tibaldi quiere brindar charlas en ciudades y pueblos para contar su experiencia de vida a bordo del submarino.

Además del respaldo fundamental de su familia, el marino retirado recibió el apoyo de la Armada y Argentina y de los familiares de las víctimas.

Motivación no le falta. Compró una camioneta y la acondicionó para dormir, comer y asearse en ella. Y dispuso de espacios para plotearla con los sponsors que apoyen la causa.

Experiencia

Tibaldi no es nuevo en estas lides. Organizó y participó del primer cruce total a pie de la Isla de los Estados en homenaje al comandante Luis Piedrabuena; escaló los cerros Lanín y Domuyo, algunas veces con fines benéficos; y fue parte del ultramaratón solidario Mar del Plata-Pinamar. Además corrió los “Ironman” en cada continente, excepto el de África.

La idea de la expedición es llevar la bandera con el nombre de los 44 tripulantes a lo más alto, y donar la altura del cerro en litros de leche a escuelas de Mar del Plata y de zonas rurales cercanas al Aconcagua.

Por último, un segundo objetivo es el de construir un memorial en la Escollera Norte. Para ello se venderá simbólicamente a 100 pesos cada metro de desnivel a superar, que será reflejado en una cuenta benéfica del Banco Nación (información en Facebook de Guillermo Tibaldi).

DEBUG
Notas relacionadas:
HISTORIAS DE MONTAÑA
El Plata, el hermano menor
AOLAOLAOLAOL