La tarea de los Guardaparques es crucial
El cuerpo de Guardaparques tiene presencia permanente en los distintos campamentos.
Por: Jorge Federico Gómez

Ejercen el poder de policía dentro del Parque y el control medioambiental. Además brindan atención e información a los visitantes. El cuerpo de Guardaparques tiene presencia permanente en los distintos campamentos.

El Parque Provincial Aconcagua depende de la Dirección de Recursos Naturales del Ministerio de Tierra, Ambiente y Recursos Naturales de la provincia de Mendoza.

Dentro de su incumbencia, esa dependencia gestiona todas las áreas naturales protegidas de la provincia y las actividades de náutica, pesca deportiva, forestación, incendios forestales, control y fiscalización de flora y fauna.

“El Parque Provincial Aconcagua es un ícono para Mendoza, para Argentina y para América. Es la cumbre más alta de América y como tal tiene una importancia mundial” nos comentó Daniel Gómez, Director de Recursos Naturales de la provincia.

El aporte del sector público se brinda básicamente con el cuerpo de guardaparques, la presencia más importante de la Dirección de Recursos con personal que trabaja en los distintos campamentos.

La prestación del servicio comienza en el centro de informes, en el Ministerio de Turismo de calle San Martín en Mendoza, donde andinistas y empresas obtienen sus permisos.Se atiende allí a los entre 5.000 y 7.000 visitantes que llegan cada año. Una vez que el andinista completa el trámite se traslada al Parque donde el personal lo recibe en la entrada de Horcones para el acceso que corresponde.

Su función consiste en brindar atención e información a los visitantes, y tienen a su cargo el control ambiental y de conservación del recurso natural. En el ámbito del Parque ostentan el poder de policía y tienen facultades para controlar los ingresos, aplicar sanciones y expulsar a quienes transgreden las normas. Reciben denuncias, sugerencias y contribuciones para mejorar el funcionamiento y conservación del Parque.

Los guardaparques circulan durante toda la temporada por los distintos campamentos: Confluencia, Plaza de Mulas, Casa de Piedra, Pampa de Leña, Plaza Argentina, Campo 1, Campo 2, Cólera, Independencia y Canadá, estos tres últimos para quienes intentan cumbre.

 

“En momentos en que se declara alguna emergencia, el guardaparques es parte fundamental del operativo de búsqueda y rescate, actuando como auxiliar de la patrulla especializada. Y en casos como Plaza Argentina, donde la patrulla no actúa, quien debebrindar las condiciones de seguridad es el guardaparque, pero que obviamente no está solo puesto que siempre puede contar con esos entrañables personajes de la altura como los porteadores y los guías” nos confía Alejandro Zalazar, experimentado guardaparque provincial con gran experiencia en Aconcagua.

Una buena metodología implementada en los últimos años es destinar uno o dos guardaparques en los campamentos de altura, de manera que cuando se da una voz de alerta por algún andinista en emergencia, ya no deben salir de la base a 4.200 metrossino que están a 5.000 metros o más  por lo que el abordaje de la emergencia es mucho más rápido y eficaz, al punto de significar en ocasiones la diferencia entre la vida y la muerte

DEBUG
Notas relacionadas:
HISTORIAS DE MONTAÑA
Una familia en la cumbre
AOLAOLAOLAOL